Torremolinos presenta en la WTM de Londres sus credenciales para competir por el turismo urbano a partir del próximo verano

La entrada de lleno de Torremolinos por ampliar su oferta turística y captar nuevos segmentos, especialmente el turismo urbano, va a ser palpable a partir del verano de 2018. El alcalde, José Ortiz, acude a esta edición de World Travel Market (WTM) 2017 con tres de los grandes proyectos que “van a cambiar la estructura de la ciudad”, “una apuesta por la calidad acorde a la “fuerte apuesta hecha por el sector hotelero privado” en la remodelación de la planta hotelera y el producto, ha señalado.

 

Ortiz asiste desde hoy a la cita ferial londinense, la más importante del mundo, al frente de la delegación turística de Torremolinos. “Este es un año importante para nosotros, en el que van a tomar forma nuestras intenciones de apostar por la calidad, la renovación y la ampliación de nuestra oferta turística”, ha recalcado ante la prensa.

 

El alcalde ha señalado directamente a tres proyectos, de ejecución inmediata, como los que van a visibilizar el cambio de modelo de la ciudad de Torremolinos. Por un lado, la ejecución del proyecto del gran bulevar de la plaza Costa del Sol y la apertura del Mercado Gourmet en la plaza de La Independencia; y por otro, la remodelación en curso de la avenida Carlota Alessandri y el de la remodelación también de la Cuesta del Tajo y de la calle Peligro, la conexión urbana entre el corazón comercial del municipio y el paseo marítimo de El Bajondillo.

Más calidad, nuevas experiencias y espacios renovados

 

“El centro es el corazón, el alma de la ciudad”, ha afirmado, “y en él se contienen muchos elementos que vamos a recuperar, especialmente de carácter patrimonial e histórico -como la Casa María Barrabino-, que nos van a permitir ofrecer al turista esas nuevas experiencias”, ha añadido. “El turista busca en destino mayor calidad, nuevas experiencias y nuevos espacios”. “Nos hemos propuesto lanzar una nueva oferta concebida para sorprender a ese turista y que Torremolinos trascienda el modelo consolidado de sol y playa ofreciendo, además, diversidad, singularidad y variedad”, ha señalado el alcalde.

 

El primer edil ha enmarcado estas acciones de carácter público en el acompañamiento necesario de las inversiones y la apuesta que está haciendo el sector privado por el destino turístico de Torremolinos.

 

Con una inversión global superior a los 150 millones de euros en remodelaciones de la planta hotelera y operaciones de compra, Torremolinos afronta una próxima temporada halagüeña en cuanto a resultados de comercialización. De hecho, y según datos expuestos por el alcalde recibidos de fuentes hoteleras, la ocupación media prevista de las plazas turísticas para el actual mes de noviembre ronda el 80 por ciento.

 

Buenas previsiones

 

“Las previsiones son muy buenas”. “Este año pasado (2016) ya fue récord y en este, solo en lo que concierne a los meses de junio a octubre, hemos crecido sobre el anterior tanto en turistas como en pernoctaciones totales en establecimientos turísticos alcanzando los 505.390 turistas y las 2.710.484 noches de alojamiento”, ha referido.

 

A pesar de la satisfacción de las cifras, Ortiz ha matizado que “éstos no son los indicadores que más nos interesan, aunque sean muy importantes”. “Queremos crecer en nuestros indicadores de calidad, de excelencia y de que se nos vea como una oferta renovada, que es por lo que estamos trabajando”.

 

“El turista cuando llega a nuestra ciudad ya se está encontrando con algo que no esperaba. Una ciudad mucho más dinámica, mucho más abierta, mucho más amplia y diversa culturalmente”. “Tenemos un enorme potencial para crear nuevos productos y segmentar nuestra oferta, y ese es nuestro objetivo”, caso del turismo LGTBI, el urbano o del shopping, ha concluido el alcalde.

Translate »

Compare