Robbie Williams arrasa en Marenostrum Fuengirola

No faltaron éxitos musicales de su discografía como ‘Feel’, ‘Candy’, ‘She’s The One’ y el archiconocido ‘Angels’

Un desparpajo que le caracteriza de la cabeza a los pies. Desprende glamour y carisma con su sola presencia en un escenario que vestía de gala para la ocasión. Robbie Williams demostró por qué tras más de 30 años de éxitos musicales sigue haciendo vibrar a sus incondicionales como el primer día. Marenostrum Fuengirola vivió una noche para el recuerdo que comenzó con Lufthaus en la mesa de mezclas.

Qué mejor telonero para una actuación de ensueño que el nuevo proyecto de música electrónica de la estrella británica.Lufthaus, en el que también están inmersos los productores Tim Metcalfe y Flynn Francis, se encargó de hacer más amena la espera hasta que el gran reclamo del público decidió saltar a la tarima. ‘Robster’ no defraudó y superó las expectativas: una zamarra dorada que irradiaba brillo le envolvía mientras todos sus incondicionales tronaban al verle pisar el escenario del recinto fuengiroleño, que este año celebra su octava edición.

La entrada triunfal estuvo bien orquestada por su banda de nueve músicos, dos coristas y seis talentosas bailarinas. Su presencia era imponente y, desde lo más alto del escenario, cautivó al público al interpretar «Hey Woh Yeah Yeah», para luego desplegarse sobre una pasarela en medio de la audiencia mientras entonaba enérgicamente «Let me entertain you”. En esta destacada actuación, Robbie Williams se ganó el corazón del público al envolverse con ellos, creando un ambiente íntimo y emocionante. Su energía y talento innegables hicieron que el espectáculo fuera inolvidable. Con una energía que le duró hasta la última nota, el británico encendió aun más su actuación con el más que desenfrenado ‘Land of 1000 dances’. Al unísono, el público cantó, gritó y vibró para acompañar al artista, que continuó repasando su discografía con ‘hits’ como Monsoon y Strong. Este último tiene con un componente especial, puesto que ‘Robster’cuenta en él cómo fueron los momentos más complicados de su vida, de los que salió gracias a su música y, sobre todo, a admiradores como los que se dieron cita anoche en Marenostrum Fuengirola.

Williams aprovechó el momento de ‘Come Undone’ para invitar a una pareja del público a bailar, lo que pasódirectamente a uno de los momentos más anecdóticos de todo el ‘show’, que continuó con un recuerdo al grupo con el que comenzó todo: Take That. Apareció el videoclip de ‘Do what U want’ y le gente explosionó de emoción al mismo tiempo que el cantante seguía sacando del baúl de los recuerdos aquellos temas tan de antaño como vivos. No faltaron ‘Don’t look back in anger’ y ‘The flood’.

Una especie de descanso fue lo que se tomó el artista para encarar la recta final de su cita con Marenostrum Fuengirola. Comenzó un tramo dulce, condimentado por un más que conocido ‘Candy’, que puso a bailar a jóvenes y adultos sobre el verde del recinto fuengiroleño. El confeti tampoco faltó mientras sonaba ‘Love my life’ ni el éxtasis de la gente cuando sonó ‘Feel’, otro de esas canciones que aún siguen sonando en todas las radios del mundo. Antes de ‘marcharse’ y esperar a que sonase el tan predecible como icónico “otra, otra” entre el público, el británico se dejó el alma cantando ‘Rock Dj’.

Como mandan los cánones entre aquellas estrelladas llamadas a iluminar con su música cualquier punto del planeta, Robbie Williams eligió un triunvirato de canciones para la eternidad. Su vuelta estuvo marcada por ‘No Regrets’, en la que su orquesta brilló por su excelencia, y a continuación dio paso a ‘She’s the one’. Este tema lo cantó abrazado a una chica que subió del público, ya sin voz tras una catarata de emociones que tuvo su colofón final con ‘Angels’. Un adiós a la altura de lo que Robbie Williams fue, es y será para la música.

Translate »