La actriz Alba Flores recibe el Premio ODA 2023 a la Persona del Año

La película Te estoy amando locamente, el pódcast No hay negros en el Tíbet y la productora Suma Content se alzan ganadoras en las categorías de Mejor Ficción, Mejor creación en nuevos medios y Altavoz a la diversidad

El Observatorio de la Diversidad en los Medios Audiovisuales (ODA) ha entregado el Premio ODA a la Persona del Año 2023 a la actriz Alba Flores por su inestimable labor a la hora de impulsar la inclusión social de las personas LGBTIQA+ y racializadas en los medios españoles.

El galardón ha sido entregado durante una ceremonia celebrada la noche del lunes 4 de diciembre en el hotel de cinco estrellas VP Plaza España Design, con el objetivo de rendir homenaje a quienes promueven la diversidad en el audiovisual. Por ese motivo, la gala amadrinada por Prime Video ha abierto con la entrega de la estatuilla a la Mejor Ficción, que ha ido a parar a la película Te estoy amando locamente, en reconocimiento a su manera de afrontar la lucha histórica del colectivo LGBTIQA+, al entrelazar pasado y presente y dejar patente que «las cosas están cambiando, pero no han cambiado todavía». «Todo lo que nos está pasando tan bonito con la peli en parte se debe a que tanto gran parte del reparto como del equipo éramos parte del colectivo y eso se ha transmitido en lo que estábamos contando», ha expresado agradecido Alejandro Marin, director de la cinta, en el discurso de aceptación.

Después, el pódcast No hay negros en el Tíbet ha recibido el Premio ODA 2023 a la Mejor creación en nuevos medios, que valora aquellos proyectos que se han estrenado en cualquier medio que no sean la televisión, el cine o las plataformas de streaming. En este caso ha sido reconocido cómo sus presentadores aprovechan el espacio obtenido tras años trabajando en la industria para abordar en profundidad el racismo, generando conciencia sobre un tema tan poco tratado todavía desde el audiovisual. «Es un placer recibir este premio», ha comenzado el locutor Frank T, quien ha asegurado que toda la diversidad con la que se está encontrando le está ayudando a ser «mejor persona y mejor heterosexual». Su compañera Asaari Bibang ha agradecido a ODA con humor que es la primera vez que está «en un evento con más de un negro»: «Normalmente nos ponen allí como un token y dicen “ya hemos cumplido”». Mientras, Lamine Thior ha destacado lo siguiente sobre su labor: «Cuando montamos esto lo hicimos no solo para la comunidad negra, sino que descubrimos muy pronto una cantidad de personas que se sentían atravesadas por cada uno de los prejuicios y traumas que hemos tenido que vivir. Por fin podemos decir que ya no nos sentimos solos, solas ni soles».

A continuación, ha sido el turno de Suma Content, que se ha alzado con el Altavoz a la diversidad, que premia la labor de canales, productoras, festivales y plataformas que fomentan la pluralidad. El motivo es su incuestionable compromiso con la inclusión, tanto detrás de las cámaras, al apostar por equipos diversos, como delante, al defender narrativas que exploran con sensibilidad diferentes vivencias e identidades. «Gracias a los ejecutivos y a las audiencias, quienes creyeron al principio en la voz de Javier Ambrossi y Javier Calvo [fundadores de la productora], a las audiencias que nos sacan de los nichos y a todo el equipo humano que está detrás de Suma» ha afirmado Andrea H. Catalá, productora ejecutiva. Custodio Pastor, director de comunicación, ha querido compartir el reconocimiento con el resto de «compañeras de nominación» antes de dar paso a las actrices de Vestidas de azul, que han subido juntas al escenario. «Como todo sabéis, y no me da vergüenza decirlo, he trabajado mucho tiempo en la calle y me he sentido una mierda, hablando claro. Ahora puedo decir que me siento orgullosa, que soy actriz, que soy cantante y que olé mi coño», ha reivindicado una conmovida Juani Ruiz, quien ha protagonizado el momento más sentimental de la noche cuando, tras sus palabras, todo el público ha comenzado a corear su nombre.

Por último, Abril Zamora, ganadora de la tercera edición del Premio ODA a la Persona del Año, ha hecho una aparición especial desde la academia de OT para ceder el testigo a la actriz y activista Alba Flores, coprotagonista de Te estoy amando locamente, quien ha declarado con emoción: «Estoy aquí por varias cosas que me atraviesan. Una muy importante para mí es mi ascendencia gitana, porque tengo un privilegio muy grande que la mayoría de personas con ascendencia gitana no tienen». Por eso, Flores ha querido compartir el galardón con aquella «gente que no es tan privilegiada».

Además de contar con la cómica Elsa Ruiz como maestra de ceremonias, los nombres de les ganadores han sido anunciados por la artista Gad Yola (Mejor Ficción), el comunicador Daniel Valero (Mejor creación en nuevos medios) y la directora de cine Carlota Pereda (Altavoz a la diversidad). No han sido las únicas personas en subirse al escenario, pues la activista Mer Gómez ha reivindicado la necesidad de contar con narrativas intersexuales en pantalla.

Por su parte, Jorge Gonzalo, presidente y CEO de ODA, y Emilio Papamija, director de investigación y representación trans, han dado un discurso de bienvenida en el que han insistido en que «defendiendo un audiovisual más justo, también estamos defendiendo una sociedad que lo sea». Además, han aprovechado para presentar el nuevo modelo de socies del Observatorio, que acoge a personas aliadas, profesionales del sector, empresas e instituciones que quieran apoyar su misión a cambio de beneficios exclusivos como acceder a informes premium. «Así que, ahora más que nunca, lideremos un verdadero cambio cultural y social», ha concluido Gonzalo su intervención.

La ceremonia —que ha contado con el amadrinamiento de Prime Video y el apoyo de Filmin, Køhl School y del propio hotel VP Plaza España Design—, también ha permitido disfrutar de las actuaciones en directo de les drag kings Marco Yote y Chile Güero y de la cantante Lapili, así como de la DJ Bi-J, encargada de amenizar el cierre de la gala.

De este modo, un año más los Premios ODA han supuesto un punto de encuentro para distintas personalidades del mundo cultural, político y activista, que se han reunido para valorar la labor de quienes, con su trabajo en medios, han conseguido acercar la realidad de las personas LGBTIQA+, racializadas, con discapacidad o con cuerpos no hegemónicos a la población.