EL CAC MÁLAGA PRESENTA “PLOTTING UPON THE PASSAGE OF TIME”, LA PRIMERA EXPOSICIÓN INDIVIDUAL DE PHIL FROST EN EUROPA

El Centro de Arte Contemporáneo de Málaga presenta por primera vez en Europa del artista Phil Frost con la exposición Plotting Upon the Passage of Time comisariada por Fernando Francés. La muestra comprende una selección de obras, pinturas sobre lienzo, madera y puertas encontradas, que han sido realizadas a lo largo de su trayectoria artística, desde 1997 hasta la actualidad. Su trabajo se arraiga en las sensaciones, la percepción, el medio ambiente, la memoria y la imaginación, que surge de emociones tumultuosas a través de un proceso meditado y calculado. En sus obras, el artista incluye objetos pegados como coches de juguete, piedras pequeñas, botellas con botones o latas, entre otros, utilizando como soporte lienzos, madera o puertas.

Phil Frost posee un estilo personal muy marcado en el que mezcla patrones, colores y texturas estableciendo su lenguaje propio y reconocible. Sus obras se presentan con una multitud de capas en la que son característicos sus cabezas con cuellos alargados, el uso del collage, letras y dibujos realizados en blanco con bolígrafo de líquido corrector, o pintura en espray, además de la presencia de objetos adheridos que el artista ha ido recogiendo como cómics, monedas, partes de matrículas, números de casas, latas de refresco o bobinas, entre otros.
 
Para el comisario de la exposición, Fernando Francés, el artista muestra un misticismo ancestral en su obra, tanto que solo con el corazón se puede entender su laberinto barroco de textos, imágenes, retratos y objetos. La simbología de su obra lo traslada a territorios límites entre la razón y lo que es inexplicable para el ser humano.
 
Las obras de Frost son reconocidas por las diferentes capas donde se aprecian una diversidad de colores y texturas junto a patrones blancos con letras y/o símbolos en las que destacan sus pinturas de técnica mixta (tinta, acrílico, óleo, lápices de colores y collage) además de  sus elementos escultóricos a los que incorpora objetos encontrados.
 
Su carácter perfeccionista hace que se aísle de la realidad en su estudio en el que puede trabajar en una obra durante varios años hasta que la considera terminada debido a la cantidad de capas que hay en cada una de sus obras. Hay una primera capa realizada con collage de periódicos o páginas de cómic sobre la que luego pinta con acrílico y espray y remata con típex, su marca personal, diseñando una especie de mascaras tribales. El líquido corrector que utiliza parece formar un código o lenguaje, compuesto de letras, corazones, puntos y rostros, que recuerdan el arte tribal e indígena. Estos símbolos, a los que el artista se refiere como “distinciones glíficas” están pintados sobre fondos muy texturizados como se destacan en algunas de sus obras como  Untitled (2007-2014); Untitled (1999) o Accumulated Field of Perceptive Experience (2002-2014), entre otras.
 
El origen de estos potentes patrones gráficos, procede de su interés por los diferentes dialectos y lenguajes, de ahí, su personal tipografía, con la que escribe en un híbrido de numerosos lenguajes, tanto reales como imaginarios. Estos patrones tienen un código arcaico compuesto por símbolos, letras, corazones, puntos y formas similares a máscaras, cuya apariencia oscila entre lo moderno y lo primitivo, entre la abstracción y la representación.
 
En este proceso, el artista ha ido evolucionando hasta conseguir trazar estas construcciones de sonidos, creando formas lineales que se entrelazan con las tipografías, además de con los materiales recogidos y los bustos figurativos o cabezas aisladas en el espacio del plano pictórico.
 
Entre las capas de sus obras, cabe destacar la presencia de personajes con rostros alargados y cuellos estilizados, que recuerdan a tótems o máscaras tribales. Estos personajes son los elementos formales que marcan los principales ejes de sus complejas composiciones.
 
Por otro lado, sus pinturas poseen una vibrante paleta de colores destacado por los grises, marrones, rojos, amarillos, rosas, naranjas y verdes, además de otros colores como dorado, magenta y azules.
 
Phil Frost pasó su infancia en zonas rurales del oeste de Massachusetts, en sus paseos por campos de cultivo y bosques indios encontró hachas y puntas de flecha. Este hecho le servirá de inspiración cuando comience a trabajar con objetos encontrados, una metáfora de cómo el ahora provoca una experiencia en el tiempo y en el espacio que se forma física e intuitivamente desde lo que hay en torno a él.
 
El artista se sirve de los objetos más variados rescatados de la obsolescencia y del olvido y los recupera como soporte de sus complejas estructuras que parecen repetitivas, pero son a la vez totalmente nuevas, composiciones de naturaleza espiritual que transmiten una vibración interna reflejo de su profundo panteísmo.  Como en Two Busts of Liminal Experience (2007-2014) en la que el artista ha integrado una escalera, Accumulated Field of Perceptive Experience (2002-2014) en el que ha incluido botellas de cristal o Collapse of Fleeting Experience (2004-2014) en el que se observan unos guantes de boxeo y un bate de béisbol, entre otros.

En Plotting Upon the Passage of Time, destacan sus obras más recientes, acabados en 2021, que se exponen por primera vez mediante una selección pinturas sobre puertas de madera. Estas puertas encontradas y reutilizadas por el propio artista, han sido intervenidas y aprovechadas como soporte para pintar. Las puertas reúnen todos los elementos característicos y recurrentes de su iconografía, cabezas con cuellos alargados, uso del collage y letras, dibujos realizados con líquido corrector o espray, una apariencia totémica, barroquismo y toda una serie de objetos adheridos que el artista ha ido reutilizando como cómics, monedas, partes de matrículas, números, latas, bobinas, botellas, pinceles, una escalera o bates de béisbol, otros que introducirán al visitante en el particular y original cosmos de Phil Frost.
 
También puede verse una selección de obras realizadas en colaboración con otros artistas, de su época más temprana influidos por la cultura pop y el arte urbano. Entre ellas, las obras sobre papel realizadas junto a KAWS donde se aprecia la silueta de uno de sus personajes característicos conocidos como COMPANIONS o la pintura sobre madera en colaboración con Shepard Fairey (OBEY) en la que está presente su conocido personaje como André the Giant, el retrato de una estrella de la lucha libre, que posteriormente transformó en la campaña mundial OBEY GIANT.
 
Phil Frost (Jamestown, Nueva York, 1973) es un artista autodidacta, su interés por la expresión plástica se despertó en contacto con el mundo del grafiti y el underground. Entre sus exposiciones individuales cabe destacar Ellipse of Passage, Galería Javier López y Fer Francés, Madrid (2018); Magnetic Shift, Corning Tower Concourse Level – Empire State Plaza, Albany, Nueva York (2016); The Solace of The Sword, Ace Gallery, Los Ángeles (2013); mALORsUDas sOlarMB: Selected Works by Phil Frost, University Art Museum, Albany, Nueva York (2004); Soalmb Seven, Pennsylvania Academy of Fine Art, Philadelphia, Pensilvania (2002); Untitled, Spiral Museum Cultural Center, Tokio (2001) o Bolsar 7, Jack Shainman Gallery, Nueva York (1998), entre otras.
 
Phil Frost fue galardonado con el Pernod Award en 1996 y en 2004 recibió el Pollock – Krasner Foundation Award, así como becas de la New York Foundation for the Arts y la Louis Comfort Tiffany Foundation

DIGITAL NEWSPAPER OF MÁLAGA CITY

Periódico Digital De Málaga
Servicios Publicitarios Online

Translate »

Compare