Matías Bize presenta ‘Mensajes privados’, su experimento cinematográfico gestado en la pandemia que relata las historias reales de sus amigos

Bize le pidió a sus amigos que se grabaran incluso con el teléfono móvil y ha desembocado en una confluencia de historias íntimas sobre el amor, la vida, la muerte y de cómo el miedo nos hace reconvertirnos

El director chileno Matías Bize ha presentado Mensajes privados, su nuevo largometraje que ha calificado como un experimento cinematográfico, gestado en pleno confinamiento durante la pandemia provocada por la COVID-19 e inspirada en las propias historias que varios de sus amigos actores le contaban por teléfono. “Todas son historias reales, historias de monstruos reales y auténticas, aunque se trate de una ficción”, ha asegurado.

La producción chilena compite en Sección Oficial junto a otros 18 largometrajes. Bize ha explicado que se trata de una aventura muy íntima de monstruos que nos conectan con el interior del ser humano. «La muerte nos estaba asediando muy de cerca todos los días, había que focalizarse en lo esencial. Y esta situación impactaba en nuestras relaciones con familiares, pareja y con nosotros mismos”, ha explicado Bize para exteriorizar el sentimiento que le incitó a emprender este proyecto. Para abordarlo pidió a sus amigos que se grabaran en sus hogares con el mismo teléfono móvil.

Estos relatos íntimos son los que ha llevado a la gran pantalla. Ha intentado plasmar cómo somos como madres, como padres o como hijos. Son historias de dolor, de esperanza, de amor, o del miedo a enfrentarnos por primera vez a lo desconocido y lo terrible. Todos contados en un tono inquietante, pero plagados de humanidad, ha manifestado Bize.

Lo que Bize tenía claro era que no quería hablar de la pandemia como tal, sino que todos se mirasen hacia adentro y nos dijésemos lo que realmente queríamos hablar, sobre lo que nos estaba pasando en nuestro mundo interior.

Al director le parece interesante cómo una crisis nos puede hacer reflexionar y empujarnos a dejar constancia de quiénes somos, por si desgraciadamente dejásemos de existir. Estos propios apuntes conforman una película de la que no tenía claro cómo iba a terminar. Ha añadido que le supuso un juego que le llenó de vida.

Algunos de los relatos más impactantes es el de Verónica Intile, una actriz argentina que rodó su parto en una bañera y se lo remitió tal cual a Bize, que lo consideró como una metáfora de la vida haciéndose paso, de ese rayo de luz de eperanza. Por su parte, Vicenta Ndongo, otra de las actrices que integran el reparto, ha relatado en rueda de prensa que improvisó su propia historia personal, sentada en la cocina, donde reflexiona sobre el rol de la mujer en la familia.

Por otro lado, el actor Nicolás Poblete ha insistido en que fue él quien le pidió a Bize que quería contar su historia porque ya no podía contener eso más en su cuerpo. Necesitaba desahogarse y ha confesado que le ayudó contar esa historia. Al respecto ha definido al cine y a la cultura como herramientas de canalización muy necesarias para exteriorizar el dolor. Considera que esta obra le ha salvado la vida, ha culminado.

Antonia Zegers, Néstor Cantillana, Blanca Lewin, Alex Brendemühl y Verónica Intile terminan de completar el reparto.

DIGITAL NEWSPAPER OF MÁLAGA CITY

Periódico Digital De Málaga
Servicios Publicitarios Online

Translate »