Espinosa (Vox) recuerda el coste de la administración paralela: ‘Supone 10.000 euros por cada familia andaluza’

El portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, ha recordado el coste de la administración paralela en la Junta de Andalucía, «que asciende hasta los 17.000 millones de euros y supone para las familias andaluzas 10.000 euros al año, una cifra que no revierte en los ciudadanos».

Espinosa ha hecho estas declaraciones en un mitin en Antequera (Málaga) en el que han estado varios miembros de la lista provincial, encabezada por Antonio Sevilla, y los diputados nacionales por Málaga, Patricia Rueda y Rubén Manso. Ha agradecido a los candidatos su «valentía» y el trabajo que están realizando por toda la provincia.

«Veo en los pueblos y en las ciudades comercios cerrados, conozco cada vez más autónomos que han sufrido mucho, algunos que incluso no se han podido recuperar de las barbaridades que les han hecho los políticos en los últimos dos años, políticos que no han trabajado en su vida y vienen a dar lecciones», ha explicado Espinosa.

Ha manifestado que «la agricultura es una gran incomprendida» porque es «denostada» por la izquierda, al igual que la caza y los toros, que «son parte de nuestra historia, cultura y forma de vida».

El diputado de Vox ha dejado claro que «no vamos a tolerar que se ponga en riesgo nuestro campo y la forma de vida de tantas personas. Son un orgullo para los españoles, únicamente no lo son para los políticos».

Al mismo tiempo, ha asegurado que Vox viene a traer «un cambio real en la forma de hacer las cosas para que podamos salir adelanta, mediante la abundancia, de Andalucía y por encima de nuestros peores políticos».

Asimismo, ha considerado que «no es tan difícil traer el agua al campo andaluz, es una cuestión política que no les da la gana resolver». «En España hay agua de sobra y terminaría con el paro en la región, pero algunos políticos prefieren tener a la gente en paro y amedrentada», ha señalado.

Espinosa ha añadido que «si hacemos infraestructuras para traer el agua, entonces se crea empleo inmediato, pero también el agua tiene efectos fantásticos al fijar poblaciones y retener nuestros jóvenes que ahora se tienen que ir a buscar oportunidades a otros sitios».

Por su parte, Antonio Sevilla ha criticado «el abandono que sufren los sectores productivos que son determinantes para el desarrollo de la provincia de Málaga». «Los sucesivos gobiernos, en lugar de buscar el bienestar de los trabajadores y de sus familias solo se han preocupado por el privilegio de los partidos políticos», ha dicho.

Según ha explicado, el sector primario ha sido el «gran abandonado» en las últimas décadas, «no solo en Andalucía sino en toda España». Ahora, debido a la subida de los precios del carburante, la inflación y aplicación de diversas políticas que son contrarias al mundo rural, «pequeños ganaderos tienen que abandonar su medio de vida y buscar nuevas oportunidades en las grandes ciudades», ha lamentado.

El candidato de Vox al parlamento andaluz ha reprochado que, «a pesar de que los ganaderos necesitan que se alivien las trabas burocráticas o que se bajen los impuestos de los carburantes para desarrollar su actividad, la España rural está sufriendo los ataques y la estigmatización de las agendas globalistas». Ha asegurado que para Vox «lo nuestro primero, nuestros productores primero y nuestros productos primero».

Translate »