El Pentágono ya desarrolla una defensa contra misiles hipersónicos chinos y rusos

Estados Unidos está desarrollando un nuevo sistema de defensa antimisiles capaz de localizar y destruir armas hipersónicas chinas y rusas teóricamente imbatibles.

Si lo consiguen, los americanos recuperarán la superioridad táctica y estratégica, neutralizando la mayor amenaza militar de dos autocracias que no tienen escrúpulos en atacar a sus vecinos, represaliar indiscriminadamente a sus propios ciudadanos o cometer genocidios y crímenes de guerra.

Alertado por los últimos y sorprendentes desarrollos de Rusia y China, EEUU está elevando la presión sobre el complejo militar norteamericano para crear un sistema de defensa que neutralice esta amenaza, que el Departamento de Defensa y el Congreso consideran como muy grave. Un complejo militar que, hasta hace poco, no ha salido de un largo bache de innumerables fallos en el desarrollo de armas hipersónicas ofensivas.

El proyecto Glide Breaker

Según DARPA, el brazo de investigaciones avanzadas del Pentágono responsable de inventos como el GPS o internet, “Glide Breaker tiene la intención de avanzar en los medios de los Estados Unidos para contrarrestar esos vehículos hipersónicos permitiendo la interceptación de amenazas hipersónicas en fase de planeo”.

Según un documento oficial publicado el 14 de abril al que ha tenido acceso este periódico, el proyecto ha entrado en una segunda fase después del éxito inicial: “En la fase 1 del programa Glide Breaker, se diseñaron dos prototipos DACS [las siglas en inglés de sistema de control de actitud y desvío] capaces de alcanzar los objetivos de rendimiento deseados, que ya se están fabricando y demostrando. La fase 1 incluye pruebas de componentes y demostraciones estáticas de los prototipos DACS integrados.”

Translate »

Compare