AGENDA ACTIVIDADES ÁMBITO CULTURAL DE EL CORTE INGLES DE MÁLAGA: SEMANA DEL 28.12.15 AL 01.01.16

DÍA 28 (Lunes):
Presentación DESPUÉS DE LA DESBANDÁ de LUIS MELERO.
Hora: 19,30.
Muchos supervivientes aseguran que la posguerra fue peor que la Guerra Civil. No
existen estadísticas creíbles de los fusilamientos, porque tal como afirman los testigos,
en muchos casos no sólo no hubo sentencias, sino que siquiera fueron sometidos a
juicio.
Pero lo más castrante fue el miedo que aplastó la sociedad española durante, al
menos, una década. La sospecha, la suspicacia y el disimulo anularon las iniciativas y
la creatividad. Durante los años cuarenta, la española fue una sociedad gris, gélida,
delatora y verdaderamente chivata.

Mientras, las nuevas riquezas repentinas, con
exasperante hipocresía, gozaban obsesivamente los vicios más inconfesables.
Después de la Desbandá trata de recrear el clima de denuncia popular y permisividad
oficial para los nuevos ricos.
Intervendrán en el acto los escritores Monserrrat Claros y Jonathan Santos. Actuará de
presentador el editor, Jesús Otaola.

DÍA 29 (martes):

1º Conferencia del Ciclo JOSEPH COTTEN, EL TERCER HOMBRE ERA ÉL:
JOSEPH COTTEN Y ORSON WELLES, UNA AMISTAD DE CINE por LOURDES JIMÉNEZ
FERNÁNDEZ (Doctora en Historia del Arte).
Hora: 19,30.
Joseph Cotten jugó un papel fundamental en muchas de las mejores películas de la
historia del cine. Su debut fue en la primera producción de Orson Welles, Ciudadano
Kane (1941), en el papel de Jedediah Leland, que es considerada una obra maestra y
una de las mejores películas de la historia del cine, que se convirtió en decisiva para
lanzar su carrera cinematográfica y darle el prestigio de gran actor que mantuvo
durante toda su trayectoria. La amistad de Welles y Cotten había comenzado unos
años antes, en la compañía teatral Mercury Theatre que habían fundado ambos.

El tercer papel de Cotten en el cine también fue con otra película de Welles, El cuarto
mandamiento, 1942, que le consolidó definitivamente. Sus últimas colaboraciones
fueron en las producciones de El tercer hombre, de Carol Reed, 1949, donde ambos
trabajarían como actores. Después de esta película, a pesar de no seguir colaborando
juntos, ambos continuaron con su larga y consolidada amistad, una de las más
frucíferas a niveles artísticos de la historia del cine.

DÍA 30 (miércoles):
3º Proyección del Ciclo CINE Y EDUCACIÓN SENTIMENTAL:
COWBOY DE MEDIANOCHE (Midnight cowboy – 1969)
Hora: 18,30.
Intérpretes: Dustin Hoffman, Jon Voight, Brenda Vaccaro, Sylvia Miles, John McGiver,
Ruth White, Bob Balaban, Barnard Hughes.
Director: John Schlesinger; Guión:Waldo Sait (Novela: James Leo Herlihy);
Música: John Barry; Fotografía: Adam Holender;
Premios: 1969, 3 Óscars (Mejor película, director, guión adaptado). Premios BAFTA;
Mejor película 1969, Círculo de críticos de Nueva York (Mejor actor: Jon Voight);
Festival de Berlín (Premio OCIC). Premios David di Donatello (Mejor director y actor
extranjero: Hoffman).
Duración: 113 minutos.

Soñando con el éxito como cowboy, de exhibición, el joven e ingenuo tejano Joe Bluck
se traslada a Nueva York, donde comienza a trabajar como gigoló seduciendo a
mujeres maduras de Manhattan. Joe pronto descubre que ese mundo no es como el
se imaginaba, pero antes conoce a Rico “Ratso” Rizzo, un timador que lo quiere
estafar.
El calor humano.
El cowboy es, sin duda, la figura mítica del oeste americano. Un hombre a veces
maltratado por la vida, tal vez con un pasado más o menos turbio, pero que gracias a
su nobleza, a su arrojo y valentía, a los valores éticos que impregnan sus actos, a su
esfuerzo y trabajo, logra conquistar a la chica más guapa de la ciudad y a labrar junto a
ella un horizonte próspero, lleno de bienestar y oportunidades, algo más que el simple
calor de un lugar bajo el sol, al que todos tendríamos derecho. Este era el sueño
americano. Parecido fue también el sueño que a todos nos nutrió en la edad de
nuestra inocencia.
Cowboy de Medianoche – la película – nos sitúa no en ese horizonte próspero y
radiante en el que se pueden cumplir los mejores sueños, sino en los convulsos años
60 (aniquilación a veces cruenta de los antiguos imperios coloniales; surgimiento de
los movimientos de liberación nacional, con el comienzo de una cadena de conflictos
étnicos y secesionistas, cuando no de auténticas guerras civiles, como en Argelia, el
Congo, Chad, Nigeria, República Centroafricana..; disturbios raciales en EE.UU.;
Guerra fría, levantamiento del muro de Berlín y crisis de los misiles soviéticos en Cuba;
asesinato del presidente Kennedy y de Martin Luther King; Guerra de Vietnam; inicio
de la revolución cultural en China; Guerra de los Seis Días; muerte del Che Guevara;
golpe de los coroneles en Grecia; primavera de Praga; mayo francés; movimientos de
protesta en el mundo occidental; movimiento hippie y de liberación sexual, “haz el
amor y no la guerra”..); es decir, ante el horizonte sombrío del feroz individualismo que
se abrió a partir de los años 70, cuando el radiante cowboy de antaño no puede ser ya
más que un cowboy impregnado por la grisura, la derrota, la amargura, la soledad… de
la medianoche. Schlesinger desmitifica así el sueño americano con la dura pero
emocionante relación que se establece entre el “cowboy” interpretado por John Voight
– un inocente tejano dispuesto a seducir a las neoryorquinas – y Dustin Hoffman – un
gay lisiado y turberculoso del Bronx, auténtico perdedor-.

Dos tipos marginales en busca de fortuna que se encuentran con la brutal realidad de todos los sueños rotos,
donde ya ni siquiera se tiene garantizado el calor de un lugar bajo el sol, al que en el
peor de los casos creíamos tener derecho.
Lo curioso es que, ahora, en el 2015, la película se nos revela de una radiante
actualidad: época salvaje de capitalismo neoliberal, de sálvese el que pueda, de
radical individualismo, de sueños definitivamente rotos, de patéticos cowboy de
medianoche y de noche profunda y oscura.
El acto será presentado por Fabio Rivas Guerrero, coordinador del ciclo.

Translate »

Compare