648,6 euros, España tiene uno de los salarios mínimos del resto de Europa

Tras elevarlo un 0,6% en 2013 y congelarlo en 2012 y 2014, el Gobierno aprobó el pasado 26 de diciembre un incremento del 0,5% (de 645,3 a 648,6, tres euros mensuales) para 2015, una subida ridícula que fue criticada duramente por sindicatos y oposición, que la consideran «pobre, injusta e incoherente».

España se encuentra muy lejos de otros países de su entorno respecto al salario mínimo, sólo por delante de Grecia, Portugal o Croacia. A la cabeza se sitúan Luxemburgo con 1.921 euros; Bélgica, 1.502; Países Bajos, 1.495; Francia, 1.445 o Reino Unido, 1.301, según los datos proporcionados por Eurostat.

Ser un mileurista y poder llegar a final de mes se ha convertido sin duda, en una aspiración para muchos desempleados, en especial jóvenes, a los que sólo les ofrecen trabajos por apenas 600 euros al mes. Casi 7,7 millones de trabajadores, el 46,4% de los asalariados totales, ganan por debajo o muy por debajo de los 1.000 euros, según los datos difundidos por la Agencia Tributaria.

Países como Alemania, no posee un salario mínimo para todo el estado, sino que el sueldo mínimo legal se fija en función del sector productivo y la región. En el caso de Italia, el salario mínimo se establece en el convenio colectivo de cada sector.