Bruselas da luz verde al plan de España y Portugal para limitar el precio del gas

La Comisión Europea ha dado luz verde este miércoles al plan de España y Portugal para poner un límite al precio del gas en el sistema de formación de precios del mercado ibérico de la electricidad, que pretende reducir el coste de la factura de la luz de los consumidores tras la invasión militar rusa de Ucrania.

Bruselas ha explicado que la medida podrá aplicarse hasta el 31 de mayo de 2023 y que tendrá un coste de 6.300 millones de euros en el caso de España y de 2.100 millones en el de Portugal, de acuerdo a los detalles notificados por sendos Gobiernos.

El objetivo es reducir los costes de los suministros de las centrales eléctricas alimentadas con combustibles fósiles y, por tanto, rebajar sus costes de producción así como, el precio del mercado mayorista de la electricidad en beneficio de los consumidores

«La medida permitirá a España y Portugal bajar los precios de la electricidad para los consumidores que se han visto muy afectados por la subida de los precios de la electricidad debido a la invasión rusa de Ucrania», ha indicado la vicepresidenta de la Comisión Europea y comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, que ha añadido que al tiempo, «se preservará la integridad del mercado único».

Aunque el acuerdo con el Ejecutivo comunitario fue anunciado por Madrid y Lisboa a finales de abril, los detalles del plan que fija el precio medio del gas en torno a 48,8 euros/MWh comenzando por 40 euros los seis primeros meses para ir posteriormente subiendo no se han cerrado hasta la adopción formal este miércoles.

De esta manera, durante el primer semestre de aplicación de la medida el precio será de 40 euros/MWh, para luego incrementar 5 euros al mes hasta los 70 euros/MWh cumplidos los doce meses. La cifra contrasta con el actual precio de referencia en el mercado de más de 100 euros/MWh como en el caso del TTF holandés, de referencia en Europa.

Estas ayudas se ejecutarán en forma de subvención directa a los productores de electricidad y se destinará a financiar los costes de los combustibles de las centrales eléctricas las de ciclo combinado o las de cogeneración.

El pago diario se calculará teniendo en cuenta la diferencia entre el precio del gas natural en los mercados y el límite fijado para el gas para la producción de electricidad, es decir, 48,8 euros/MWh de media en los doce meses que se mantendrá en vigor la medida.

La ayuda a los productores de electricidad se financiará a través de un recargo impuesto por España y Portugal a los compradores que se beneficien de la medida así como a través de lo que se llaman ingresos de congestión, que son los ingresos obtenidos por el operador de transporte español como resultado del comercio transfronterizo de electricidad entre Francia y España.

El Ejecutivo comunitario ha dado luz verde a esta medida considerando que las particularidades del mercado mayorista ibérico de la electricidad, por su baja interconexión, ha provocado una grave perturbación en las economías españolas y portuguesas.

Además, Bruselas ha argumentado que no afectará a las condiciones del mercado ya que la medida no va «más allá de lo necesario» para hacer frente a precios excepcionalmente elevados en el mercado ibérico y ha considerado que reduce al mínimo el falseamiento de la competencia y evita efectos negativos en el funcionamiento de los mercados de la electricidad al contado y a plazo.

En un Consejo de Ministros extraordinario del pasado 13 de mayo, el Gobierno aprobó el mecanismo para limitar el precio del gas para la generación eléctrica. Dado que el procedimiento aún estaba pendiente del visto bueno del Ejecutivo Comunitario para ser implementado definitivamente, el real decreto ley se convalidará en el Congreso este jueves.

Según ha informado el Gobierno, la subasta del próximo 14 de junio será la primera en celebrarse con el tope del precio del gas y afectará a la casación del mercado mayorista de la electricidad que se celebrará ese día para fijar los precios del día siguiente, miércoles 15 de junio. De este modo, las compañías eléctricas y el resto de agentes del mercado tienen plazo suficiente para presentar las garantías económicas que respalden sus operaciones

En la configuración actual del mercado eléctrico, el gas determina el precio global de la electricidad cuando se utiliza, ya que todos los productores reciben el mismo precio por el mismo producto, la electricidad, cuando entra en la red.

En todo caso, la propuesta, desde que fue remitida a Bruselas, ha contado con un fuerte rechazo por parte del sector eléctrico. De hecho, los operadores de los mercados eléctricos de España y Portugal advirtieron de los «importantes y relevantes impactos» que esta excepción ibérica’ puede ocasionar en los mercados a plazos de derivados ya contratados.

Más noticias relacionadas

Translate »

Compare