La Policía alemana ha comenzado una serie de registros para investigar al copiloto de avión de Germanwings que el pasado martes estrelló en los Alpes franceses

La fiscalia de Marsella tras el análisis de la caja negra, el piloto se ausentó de la cabina y pidió al copiloto Andreas Lubitz que tomara los mandos. El copiloto activó el descenso del avión, impidió la entrada del comandante en la cabina y no respondió a las llamadas de la torre de control. Para los investigadores, «no hay ningún elemento a favor de un atentado terrorista».

El fiscal de Marsella, Brice Robin, encargado de la investigación del accidente aéreo en los Alpes ha confirmado que el comandante abandonó la cabina y cuando quiso regresar «el copiloto se negó a abrir la puerta al comandante y accionó el botón de descenso por una razón que ignoramos totalmente pero que podía analizarse como la voluntad de destruir este avión”.